Bebés - Babies

Siempre se ha dicho que muchos adultos son como niños grandes. Pero, ¿y si jugamos a que, literalmente, somos niños en grande? Con estos disfraces podrás divertirte volviendo a la época de los pañales y los biberones, los lloros, las papillas, los chupetes y los mocos.

 

Conviértete en un bebé llorón luciendo un llamativo junto al que no le falta detalle, compuesto por camisola o camisa y pantalón, siempre tocados por una enorme cofia, igual de grande que el babero y el pañal, añadiendo también todos aquellos complementos necesarios en consonancia. No te olvides el chupete o el biberón, que llorarás.

 

La vida de bebé es relajada en apariencia, pero en realidad es todo un conjunto de situaciones que, en la vida adulta, pueden ser una contrapartida cómica que potenciará la fuerza de nuestro disfraz. Piensa que nunca es tarde para volver a la infancia. ¿Quieres volver a ser un bebé?

Bebés - Babies

Siempre se ha dicho que muchos adultos son como niños grandes. Pero, ¿y si jugamos a que, literalmente, somos niños en grande? Con estos disfraces podrás divertirte volviendo a la época de los pañales y los biberones, los lloros, las papillas, los chupetes y los mocos.

 

Conviértete en un bebé llorón luciendo un llamativo junto al que no le falta detalle, compuesto por camisola o camisa y pantalón, siempre tocados por una enorme cofia, igual de grande que el babero y el pañal, añadiendo también todos aquellos complementos necesarios en consonancia. No te olvides el chupete o el biberón, que llorarás.

 

La vida de bebé es relajada en apariencia, pero en realidad es todo un conjunto de situaciones que, en la vida adulta, pueden ser una contrapartida cómica que potenciará la fuerza de nuestro disfraz. Piensa que nunca es tarde para volver a la infancia. ¿Quieres volver a ser un bebé?

Subir